¿Sirven los antibióticos para tratar gripes y catarros?

DIC 2021 RTVE Verifica Vídeo

Descripción vídeo

Animación sobre por qué los antibióticos no sirven para tratar gripes y catarros.

Nueva pieza elaborada por RTVE Verifica y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos fruto del acuerdo suscrito entre las dos instituciones para luchar contra la desinformación y los bulos en Salud y sobre el medicamento.

¿Sirven los antibióticos para tratar gripes y catarros?

La respuesta es clara: NO.

No sirven, y no deben usarse.

La gripe, como los catarros o resfriados comunes, son enfermedades causada por virus. Y los antibióticos son efectivos frente a las bacterias.
La gripe es provocada por el virus conocido como influenza y algunos catarros son causados por coronavirus conocidos desde hace mucho tiempo.

Los antibióticos son un grupo de fármacos que ejercen su actividad farmacológica frente a las bacterias: las matan o impiden su crecimiento.

Pero no mejoran los síntomas ni aceleran la curación en el caso de infecciones causadas por virus. Es decir, no son analgésicos ni antipiréticos, y no pueden aliviar el dolor de cabeza, garganta o quitar la fiebre.

Para patologías como la gripe, se dispone de algunos fármacos antivirales —por ejemplo, oseltamivir, amantadina o zanamivir— que sí pueden reducir la duración de la enfermedad si se administran en los primeros días tras el inicio de los síntomas.
Medicamentos antivirales que NO son efectivos para tratar infecciones bacterianas ni otras infecciones víricas que puedan ocurrir como complicaciones de la gripe.

Pero además, los antibióticos no deben usarse para tratar infecciones causadas por virus, por otros dos motivos principales:

– No están exentos de efectos secundarios: pueden causar malestar estomacal y otros trastornos del tracto gastrointestinal, como diarrea o heces negras o con sangre. Además, pueden alterar la microbiota vaginal y provocar o empeorar patologías causadas por hongos, como la candidiasis.

– Su uso inadecuado o no racional puede hacer que las bacterias se hagan resistentes a ellos. La aparición de bacterias multirresistentes es ya un grandísimo problema de salud pública.

Algunas recomendaciones generales sobre el uso de antibióticos:
– Evita la automedicación: todos los antibióticos requieren receta médica para su uso. No te dejes guiar por un consejo sobre el uso de antibióticos de cualquier otra persona que no sea tu médico o farmacéutico.

– Es importante tomarlos de forma correcta: algunos antibióticos de uso por vía oral hay que tomarlos antes de las comidas para que se absorban bien, pero otros después de las comidas. El consejo general es tomarlos con agua.

– Completa la duración del tratamiento que te ha indicado tu médico, aunque te sientas mejor.

– No guardes la medicación sobrante, ni lo emplees en futuras ocasiones. Lleva los envases al punto SIGRE de la farmacia.

¡Súmate a la lucha contra los bulos!