Desde hace años, la Profesión Farmacéutica viene denunciando e intentando solucionar con las autoridades sanitarias y los profesionales afectados los problemas sanitarios que motiva el descontrol actual en la distribución de los medicamentos de uso animal. Hace unos dias, nuevamente se han hecho eco de este problema algunos medios de comunicación y una vez más, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos emitió el 29 de septiembre una nota de prensa, que se reproduce a continuación y que fue enviada a los Colegios de Farmacéuticos y a agencias de prensa para su difusión.

Además, en esta ocasión el Consejo General de Colegios Oficiales de Veterinarios hizo público un comunicado en el que acusaba a la profesión farmacéutica de promover una campaña para controlar los fármacos veterinarios, a lo que contestó inmediatamente el Presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, Pedro Capilla, con una carta dirigida al Presidente del Consejo de Veterinarios en la que se afirma que la profesión farmacéutica siempre ha defendido el adecuado control de los medicamentos de uso animal y que permanentemente los farmacéuticos han tratado de buscar la colaboración entre farmacéuticos y veterinarios, con el fin de establecer definitivamente la receta veterinaria y la dispensación por el farmacéutico en los establecimientos reconocidos por la legislación, como son las oficinas de farmacia, las entidades comerciales detallistas y los servicios de farmacia de las agrupaciones ganaderas.

Finalmente, el Presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos expresaba en la citada carta que los farmacéuticos seguirán insistiendo en la necesidad de controlar adecuadamente los medicamentos de uso animal, con la colaboración y participación de los profesionales, y siempre desde el respeto a los conocimientos y competencias marcadas por la legislación vigente.

NOTA DE PRENSA

En relación con las noticias que se vienen recogiendo en los medios de comunicación sobre la distribución ilegal de medicamentos de uso animal, este Consejo General realiza las siguientes puntualizaciones:

  • Desde siempre, los farmacéuticos vienen reclamando la exigencia del adecuado control sanitario de los medicamentos de uso animal, a base de la receta veterinaria y la dispensación farmacéutica a través de los establecimientos que determine la ley, como son las oficinas de farmacia, los establecimientos comerciales de detallistas y los servicios de farmacia de las agrupaciones ganaderas.
  • Los farmacéuticos no pretenden con su actitud defender unos intereses corporativos ni buscar, por tanto, la confrontación entre dos profesiones como son la farmacéutica y la veterinaria, en el desarrollo de una actividad que por conocimientos y por cumplimiento de la legislación vigente, es de competencia farmacéutica. En esta línea, los farmacéuticos solicitan el debido respeto hacia su labor en la dispensación de todo tipo de medicamentos y no valoraciones sobre intereses ocultos que no se pueden demostrar.
  • El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos elaboró, en colaboración con el Consejo General de Veterinarios un documento para promover la implantación de la receta veterinaria, sin que hasta la fecha se haya demostrado voluntad política para su adecuado empleo.
  • La Organización Farmacéutica Colegial ha realizado informes y estudios que se han hecho llegar a los Ministerios de Sanidad y de Agricultura, en los que se ha dejado patente la fecha de control sanitario, habiendo incluso generado un debate sobre este problema en el Senado, que concluyó con la recomendación de que la dispensación de medicamentos de uso animal debería realizarse siempre por farmacéuticos bajo control directo de los mismos.
  • La Profesión Farmacéutica siempre ha defendido la necesaria y obligatoria presencia del farmacéutico en todos los puntos donde se dispense un medicamento, que en el caso de los medicamentos de uso animal la legislación establece que sea a través de las oficinas de farmacia, establecimiento comerciales detallistas y servicios de farmacia de las entidades ganaderas.

Finalmente, este Consejo General de Farmacéuticos ratifica su voluntad de seguir evidenciando ante las autoridades sanitarias y la opinión pública, la necesidad de controlar sanitariamente la dispensación de medicamentos de uso animal, al objeto de evitar las reiteradas irregularidades observadas en el campo de la veterinaria, que tan negativamente afectan a la salud pública y Sanidad Animal.