Madrid, 15 de junio de 2007.-

La Jornada Técnica “Farmacia y Productos de Parafarmacia”, organizada por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y celebrada en el día de ayer, ha puesto de relieve la apuesta de los farmacéuticos por la calidad de los productos de Parafarmacia además de su compromiso

profesional con la protección de la salud de los ciudadanos. En palabras del presidente del Consejo General, Pedro Capilla, quien inauguró la Jornada, el farmacéutico aporta las responsabilidades inherentes a su condición de profesional de la salud en la entrega de productos de Parafarmacia.

“Responsabilidad que ejerce desde un establecimiento sanitario y manteniendo los objetivos prioritarios de la protección de la salud y seguridad de los usuarios. Se trata en definitiva de realizar no sólo una labor profesional sino también social”,

afirmó Capilla

.


Una de la herramientas de que disponen las oficinas de farmacia para identificar los diferentes productos de Parafarmacia y conocer si se ajustan a lo dispuesto por la legislación vigente es el Código Nacional de Parafarmacia. Un código que adjudica el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, que se tramita a petición voluntaria de las empresas fabricantes o comercializadoras del producto y que, en caso de concederse, se imprime en el material de acondicionamiento del producto en forma y lugar visible. Según expuso Carmen Peña, secretaria general del Consejo General, los criterios para la asignación del Código Nacional de Parafarmacia se basan en que el producto cumpla con los requisitos legales especificados en las reglamentaciones técnico-sanitarias para su puesta en el mercado en cuanto a composición y/o material de acondicionamiento, así como su publicidad.


En el año 2006, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos recibió 956 expedientes de solicitud para 2.391 nuevos Códigos Nacionales de Parafarmacia y 314 expedientes para renovar y/o mantener un total de 1.654 códigos.

“El Código Nacional es un sistema de identificación rápido que tiene como objetivo ayudar y facilitar la gestión de los productos de parafarmacia”

, manifestó Carmen Peña durante su intervención, quien adelantó también la próxima edición de un Manual de Parafarmacia, por parte del Consejo General, con el fin de incrementar la información sobre los productos de parafarmacia que se pueden encontrar en la Oficina de Farmacia y que sirva como guía para reconocer e identificar de forma correcta a este tipo de productos.

“Los farmacéuticos somos profesionales sanitarios que queremos tener productos de calidad en la farmacia”

, afirmó Carmen Peña.



Centro de Detección de Productos Milagro


Otra de las herramientas de que dispone la Organización Farmacéutica Colegial para garantizar la protección de la salud del ciudadano en este campo es el Centro de Detección de Productos Milagro, puesto en marcha en junio de 2005. Una iniciativa que nace con el objetivo de articular un procedimiento que protocolice las denuncias y alertas de presuntos productos milagro en el mercado y encaminada también a concienciar e informar a la sociedad sobre este tipo de productos.


Según expuso Teodomiro Hidalgo, vocal Nacional de Oficina de Farmacia del Consejo General, el Centro de Detección de Productos Milagro presenta un balance positivo en estos dos años de existencia y se han recibido un total de 59 notificaciones de posibles productos milagro. De hecho, como resultado de la actividad del Centro de Detección, se han retirado del mercado por orden de la Agencia Española del Medicamento dos productos con sustancias prohibidas, se ha modificado la publicidad incorrecta de 3 productos en consonancia con las respuestas del Ministerio de Sanidad y se han detectado 3 productos considerados como medicamentos y que no estaban comercializados como tales.

“Los productos milagro suponen una agresión al ciudadano y al farmacéutico e intentan aprovecharse del prestigio y la credibilidad de la farmacia que presenta como establecimiento sanitario”

, señaló Teodomiro Hidalgo.


La Jornada Técnica “Farmacia y Productos de Parafarmacia” contó también con con un mesa redonda sobre iniciativas y actividades de los Colegios de Farmacéuticos en la detección y erradicación de productos milagro. Durante la misma se repasaron las experiencias de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Alicante, Barcelona, Madrid, Navarra y Vizcaya. Según expusieron los ponentes las iniciativas colegiales surgieron a principios de los años 90 cuando se produce el auge de los productos milagro y la profesión farmacéutica se compromete en su seguimiento y erradicación. Es entonces cuando se crean las comisiones de parafarmacia y se apuesta por la formación de los farmacéuticos y la educación sanitaria de la población.



Dermofarmacia, Alimentación y Productos Sanitarios


Ana Aliaga, vocal nacional de Dermofarmacia del Consejo General de Farmacéuticos, repasó durante su intervención los cosméticos y productos de higiene personal. Entre sus conclusiones insistió en que el farmacéutico en Dermofarmacia debe actuar con un rigor científico que le permita conocer y seleccionar los productos cosméticos que son idóneos para la farmacia, y a su vez responder a las demandas de la salud de la piel de los ciudadanos. También subrayó que la formación técnica de que dispone el farmacéutico le debe llevar a denunciar y poner en conocimiento  del Consejo General de Farmacéuticos, a través de su Colegio, aquellos productos que se desvíen de los propiamente denominados cosméticos en función de su composición, lugar de acción, presentación, modo de aplicación y publicidad.


Por su parte, el vocal nacional de Alimentación del Consejo General de Farmacéuticos, Aquilino García, fue el encargado de hablar acerca de la alimentación en la oficina de farmacia. Durante su exposición Aquilino García destacó el amplio bagaje de formación de que dispone el farmacéutico y que le convierte en un experto en alimentación que por su cercanía y accesibilidad colabora en la educación de los ciudadanos. Además, quiso destacar el auge que viven ciertos productos alimenticios que se atribuyen propiedades saludables y recordó que

“la normativa comunitaria prohíbe expresamente atribuir a un alimento propiedades de prevención, tratamiento o curación de una enfermedad”.


María Dolores Pizarro, jefa de Servicio de Productos Sanitarios de la Agencia Española del Medicamento, realizó un detallado repaso sobre los productos sanitarios, su legislación y características. En cuanto al papel que juega el farmacéutico, destacó que debe disponer de formación técnica y legal, verificar el cumplimiento de la legislación, ofrecer consejo sanitario y vigilar posibles incidentes adversos. Por su parte, María del Carmen Isbert, secretaria técnica de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFP), habló sobre la legislación y la publicidad de productos con pretendida finalidad sanitaria, alertando sobre los perjuicios que determinados productos con pretendida finalidad sanitaria generan sobre el consumidor, el farmacéutico, y la propia industria farmacéutica de calidad, que sufre una competencia desleal.


MÁS INFORMACIÓN:


CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS FARMACÉUTICOS / Tel: 91.431.25.60 / Fax: 91.432.81.00 /

Correo electrónico:

congral@redfarma.org

|

www.portalfarma.com